Un juez del Supremo Tribunal Federal de Brasil dictaminó que corresponde exigir la certificación de colocación de vacunas a los viajeros que lleguen desde el exterior, con algunas pocas excepciones, al hacer lugar a una medida cautelar pedida por el partido Red de Sostenibilidad, mientras el estado de San Pablo registró un contagiado con la variante Ómicrom, que no salió del país.

El magistrado Luís Roberto Barroso dictaminó que la prueba de vacunación para un viajero que llega a Brasil desde el exterior solo puede ser dispensada por razones médicas, si el arribado viene de un país donde se comprueba que no hay inmunizadores disponibles o por razones humanitarias excepcionales.