El mercado está ubicado sobre la avenida Don Bosco y Bahía San Sebastián. Y se encontraba abierta al público sin la habilitación correspondiente para funcionar.

Los inspectores municipales procedieron de acuerdo a lo estipulado por el juez de faltas del municipio.

Una semana antes, el mismo comercio que funcionaba en Colonia Guaraní decidió empezar a funcionar en Oberá con más puestos, pero sin hacer los trámites de habilitación y tuvo que ser clausurado por falta de seguridad y habilitación municipal.

El sábado 13 de febrero, constataron los agentes municipales que los integrantes de la saladita rompieron las fajas de seguridad y reabrieron la atención al público.

Ante esta situación, realizaron el cierre del local. Es la segunda vez en una semana que se realiza la clausura, debido a que no enmendaron las fallas detectadas en la primera inspección. Ante esta situación se labró un acta de constatación por la apertura irregular.

Durante la semana, los representantes legales de la empresa tenían que realizar los trámites de habilitación en el municipio, cuestión que no se habría empezado. Además, desde la Cámara de Industria Producción y Comercio se oponen a la apertura del comercio.

En el lugar, trabajaron los encargados de la Dirección de Saneamiento Ambiental, Inspección General y el Juzgado de Faltas, que dispuso la clausura pertinente.