Un misionero de 45 años, a bordo de un camión que transportaba celulosa, transitaba por la zona cuando «“ por motivos que se tratan de establecer «“ perdió el control del rodado y terminó despistando.

Aunque pudo ser una tragedia, afortunadamente nadie salió herido por el siniestro vial: el chofer salió ileso y sólo se registraron daños materiales.
Fuente: El Once