Celso Miller de (31años), su esposa Adriana (30 años) y su pequeña hija Fiorela fue una de las jóvenes familias que apostó a producir en la chacra y construyó su casa en el marco de este plan. «Vivimos a seis kilómetros del pueblo de Andrade y a tres de la ruta. Cuando nos casamos logramos hacer una casa prefabricada cerca de nuestros padres, ellos siempre vivieron en el campo y nosotros practicamos la diversidad de cultivos y decidimos quedarnos a plantar, producir junto a ellos y vivir de lo que da el campo. Cuando la Municipalidad nos ofreció la vivienda de material por medio del IPRODHA aceptamos y junto con mi hermano Carlos, que hoy también recibió la llave de su vivienda, nos ayudamos e hicimos primero la de uno y luego la del otro. Es un lujo vivir así, con todas las comodidades y la tranquilidad de la chacra y hacer lo que sabemos: Plantar, criar algo de ganado y de todo un poco, nuestra tierra es muy rica». resumió el productor Celso Miller.
Estas 12 viviendas demandaron al Estado Provincial $ 3.600.000 que por decisión del Gobernador fueron solventados con recursos de Rentas Generales de la Provincia.
Con las viviendas de hoy ya van 43 rurales construidas a lo largo de las chacras de Olegario Víctor Andrade.