La pandemia nos obligó a hacer un giro en nuestras prácticas en casi todos los aspectos de nuestras vidas. La escuela no escapó a esta situación y aquellas situaciones  que creíamos inamovibles se tuvieron que reconstruir de otra manera. La tecnología es una herramienta sumamente valiosa que nos permite sentirnos cerca de nuestras familias y, en el ámbito escolar, entre docentes y alumnos. Pero,  ¿Es suficiente mantener el contacto a través de una pantalla? Definitivamente la respuesta es no.

De eso se trata imagen-1

La escuela es presencia;  el aula es mucho más que un lugar donde dar o recibir clases. Allí se concreta una práctica insustituible porque somos seres sociales. Y si estamos en quinto año y no podemos usar el buzo preparado para este ciclo lectivo nos sentimos frustrados y es un bajón no poder salir de la escuela y organizar juntadas con los amigos sobre todo cuando somos muy unidos. Las clases virtuales no son como las presenciales por múltiples razones.

De eso se trata imagen-3

De eso se trata esta nota, de reconocer que las clases presenciales “en serio” son importantes, no es lo mismo que la profe te explique por Zoom o que “te mire fijamente cuando habla”. El rol del docente es indiscutiblemente necesario para guiar los procesos de aprendizaje; tal  vez, porque también el docente necesita imperiosamente de ese contacto presencial para ejercer su profesión.

De eso se trata imagen-5

Lo podemos discutir, lo podemos evaluar, lo podemos sentir. También podemos (debemos) escuchar a nuestros alumnos de quinto año que en primera persona nos cuentan lo que sienten en este tiempo raro que a todos nos sorprende. Todo esto no evita que sigamos construyendo metas y sueños como cuando estamos en el aula. Desde un presente complejo y un futuro quizás incierto no dejamos de pensar en el año que viene, aunque este año esté por la mitad. En 2021 los egresados de la pandemia intentarán ingresar a alguna carrera y el rol fundamental de las familias no va a cambiar.

De eso se trata imagen-7

¿De qué se trata? Se trata de reconocer el momento presente con todas sus características y, a pesar de ver las dificultades, seguir construyendo metas y  ver qué cosas sí se pueden hacer. De eso se trata.

Prof. Claudia Burg