No he sido ni soy cajero de nadie. Trabajo desde hace 50 años, fui titular de dos ministerios», dijo el ex funcionario, buscando cerrar el entredicho con Carrió al considerar, irónicamente, que «es la dueña de la verdad y no se puede discutir con ella».

«Esto huele a hipocresía», aseveró Carrió, que apuntó contra gobernadores e intendentes que negociaron obras con De Vido, individualizando concretamente a Hermes Binner, ex gobernador de Santa Fe.

«Cuántos de los que están acá cenaron con De Vido para pedirle obra pública. Lo vi al ex gobernador Binner abrazado con De vido y hablando mal de mí cuando necesitaba obras», rememoró.

El reproche de Carrió al líder del socialismo santafecino le valió también la respuesta de la diputada Alicia Ciciliani, quien subrayó: «En Santa Fe no tuvimos una sola obra pública financiada por De Vido».